TÉCNICOS

Gestiones Electrónicas de los Objetivos SLR Actuales
 

 

Este pequeño artículo viene a poner de manifiesto y a informar a los aficionados que no han tenido la oportunidad de experimentar de modo propio los cambios en la gestión en la exposición que se pueden originar al utilizar un objetivo u otro con los mismos ajustes de la máquina, en concreto con los modelos de Canon 300D, 20D, 30D y 5D.

Esta particularidad empecé a conocerla en Enero de 2.005 cuando un forero irrumpió con un post en un conocido foro de fotografía digital con el enunciado siguiente : “Canon 20D ... fallo en el fotómetro”.
Segundos después ya estaba comprobando con mi Canon 20D esa particularidad, bueno yo y muchos más usuarios de la misma cámara.

La conclusión a la que llegué según las pruebas que hice era que según el tipo de objetivo que se le ponía a la máquina, el diafragma seleccionado y su focal, el tiempo de exposición EN AUSENCIA TOTAL DE LUZ (visor tapado y habitación en penumbra) variaba entre los 25”, 30” y 30” parpadeando, o sea en el último caso no se podía hacer la fotografía , pero en los anteriores si cálculo totalmente erróneo.

La Canon 300D tenía y tiene un tarado de fotómetro que le da una tendencia a sobre-exponer +/- 0.3 EV sin objetivo y la 20D a sub-exponer también sin objetivo. Y cuando digo sin objetivo me refiero con la tapa de la bayoneta puesta o con un objetivo ajeno mediante adaptador, de forma que el programa de exposición recibe la información del fotómetro pero no del objetivo.
  De esta forma, cámara con objetivo “ajeno” en manual, la exposición he comprobado que se realiza de una forma más previsible y regular. El fotómetro envía la información a la máquina en base a la luz que recibe y el programa según el modo de medición seleccionado establece el tiempo adecuado. El tema se complica cuando empezamos a cambiar de objetivos normales pertenecientes a la propia marca de la cámara o de terceros como pueden ser Sigma, Tamron, Tokina, etc..

En este modo de trabajar “normal” hay un intercambio de información objetivo-máquina en la cual la máquina y su programa de exposición reciben por parte del objetivo la distancia focal seleccionada en el anillo del zoom, del fotómetro la luz que llega a plena abertura y con estos datos más el modo de medición seleccionado y modo de toma establece el tiempo adecuado de exposición. Posteriormente en el momento de realizar la toma será la máquina la que envíe la información al objetivo para que este diafragme en el valor adecuado una vez este establecido el foco.

Y en este caso y aunque no venga a colación con la finalidad del artículo, Canon podría "copiar" la gestión de foco de la Nikon D200 (desconozco si otros modelos de la Marca o Marcas la poseen) que consiste en que si no hay foco correcto la máquina no dispara. Es una seguridad importante y no un plus superficial, ya que muchas veces con las Canon estás tan ensimismado en el encuadre y que no salga trepidada que al puntito verde no le prestas total atención e igual no está hecho el OK y disparas sin foco confirmado, después te enteras en casa con el monitor. Volvemos al tema que nos ocupa después de este paréntesis.

Pues bien todo este sistema cambia de forma susceptible de un objetivo a otro, dependiendo de la configuración y el soft del chip del objetivo pueden haber y las hay distintos comportamientos en la exposición, en más o menos tiempo y dependiendo de la focal utilizada. Por ello cuando probamos un objetivo de un amigo en nuestra cámara o compremos uno nuevo y nos lleve a una exposición distinta a la que esperábamos, no juzguemos por este motivo el producto sino que hay que hacer un test previo del binomio de este objetivo con nuestra cámara, ver resultados y establecer como se trabaja con ese objetivo en concreto para que las tomas salgan correctas. 

En la gestión electrónica que incorporan los objetivos actuales la firma Leica va muy por delante en ese sentido con objetivos como los de su montura M que incorporan un código binario de 6 bits por el cual la futura M digital reconocerá cada objetivo y "optimizará" su uso en esta cámara . Esta optimización, y esto ya son suposiciones que no conocimiento cierto,  podría consistir en que el objetivo le enviara la suficiente información a la máquina para que esta corrigiera en el procesado ya del RAW  algunas deficiencias ópticas congénitas del mismo tales como viñeteo, aberraciones cromáticas y distorsión geométrica.

Es la primera marca que se ha metido por este sendero (optimización en la cámara del objetivo)  y no tengo la suficiente información como para afirmar hasta que punto llegarán esta "optimizaciones" y si estas correcciones serán voluntarias o de forma obligada, al igual que puede ser la gestión de un estabilizador que es desconectable.

Si este sistema funciona bien, que no tiene por que no hacerlo, podría subsanar algunas deficiencias y/o mejorar algunas prestaciones por lo que la mayoría de fabricantes también lo adoptarían, esto podría ralentizar el desarrollo cualitativo de las ópticas (es una conjetura), ya que el soft se hace una vez para todas las máquinas y las ópticas buenas se hacen una a una, el ahorro de coste es más que evidente.

Esta visto que en el mundo digital cada día estamos y estaremos más en manos de soft,  electrónica y electro-mecánica y eso no deja de preocuparme, especialmente por la calidad del soft y los electro-mecanismos que maneja y por la dependencia cada día más acusada del SAT así como del coste de cualquier reparación. Los diseños y conceptos pueden ser excelentes, pero después viene el día a día, los montajes en regiones de mano de obra muy barata y/o poco especializada más c. c. pocos rigurosos que concluyen con lotes de productos con algún defecto oculto.

Evidentemente todas estas ayudas electrónicas son bien recibidas pero siempre en el caso de que sean desconectables y el sistema pueda seguir trabajando en modo manual.

Pero como ya estamos viendo, primero fue Canon con el diafragmado motorizado dentro del objetivo y sin opción a anillo de diafragmas manual, después viendo Nikon el ahorro de costes en sus montura G también eliminó el anillo de diafragmas de las monturas D (el argumento de diafragmar con más precisión en 1/3 con este tipo de montura es solo argumento comercial, pues con las D también hace lo mismo la máquina jugando el programa con el tiempo de exposición) , de modo que la máquina diafragma siempre, pero un fallo en la CPU del objetivo o de la máquina te deja tirado y con la obligación de pasar por el SAT. A Nikon le siguieron los generalistas como Sigma, Tamron, etc.. que también les quitaron el anillo de diafragmas quedando más a merced de electro-mecanismos y de forma exclusiva.

Publicado: 17 de Junio de 2.006
Última actualización: